Svadhyaya

Svadhyaya. Cuarto Niyama. “La educación del sí mismo” o autoconocimiento.

En la cultura actual estamos llenos de distracciones externas, basta con ver una imagen o video para que nuestra mente nos lleve a una cadena de pensamientos y acciones que tal vez no estaban en nuestra agenda personal. Así es como las redes sociales y otros medios consumen tu tiempo.

Por lo que implica un esfuerzo llevar nuestra atención hacia adentro. Además de que da miedo. Mirar hacia adentro implica valentía, pues no solo se trata de darnos cuenta de cosas que nos van a agradar, sino que probablemente descubramos pensamientos y acciones desagradables.

Por lo que una primera sugerencia para practicar svadhyaya sería: obsérvate sin juzgarte. Si notas que hay cosas que ya no quieres para ti, es hora de cambiarlas. Pero nunca se van a cambiar si no las miras de frente.

El único camino a la evolución es mirar hacia adentro ver que semillas has regado, ¿amor?, ¿altruismo?, ¿humildad? O bien ¿odio?, ¿egoísmo?, ¿soberbia? Hay muchas trampas en las palabras pues puedes decir que has amado mucho en tu vida, pero puede ser que detrás de ese amor se esconda un egoísmo muy grande. Y no pasa nada, solo hay que asumirlo.

El sufrimiento es un gran aliado de Svadhyaya si sabemos aprender de él, nos dice que algo hicimos o estamos haciendo mal. Sin embargo tenemos puntos ciegos, cosas que simplemente no podemos ver, es por esto que una guía hace bien: terapia, guía espiritual, abuelas sabias, por ejemplo.

En este camino de nada sirven las sustancias enteógenas, ni nada que altere la conciencia, es incongruente querer ampliar la consciencia con la ayuda de una substancia que te hace perderla. Svadhyaya exige tu presencia absoluta.

Cualquier cosa que te vendan como brebaje mágico e instantáneo que acelerará tu proceso de desarrollo, probablemente sea una gran mentira que tu ego puede querer creer.

Una forma de trabajar en Svadhyaya es leer libros sagrados, Iyengar menciona que “los libros sagrados del mundo son para que todos los lean. No están reservados únicamente a los miembros de una sola creencia”. Pero lo más importante es poner en práctica lo que de esos libros te resuena, de nada sirve solo leer por leer y acumular palabras y datos.

Ejercicios para trabajar Svadhyaya:

  1. Comienza escribiendo al menos 5 cosas que te gusten de ti, que te gustaría cambiar.
  2. Responde a las preguntas: ¿qué te gusta?, ¿Qué no te gusta?, ¿qué te hace feliz?, ¿Qué te gusta hacer por los demás?, ¿cómo practicas tu espiritualidad?
  3. Elije un libro sagrado o que ayude en tu camino espiritual y comienza a leerlo. Sugerencias: El poder del ahora de Ekhart Tolle, Autobiografía de un yogui de Paramahansa Yogananda, Sidharta de Herman Hesse, también puede ser la biblia, los yoga sutras, el arte de la felicidad del Dalai Lama, etc.

El autoconocimiento puede llevarte al descubrimiento de tu divinidad.

Namaste, el ser divino que habita en mi, saluda y honra al ser divino que habita en ti. Recuerda que nos encanta recibir tus comentarios y dudas.

Magusha

Tapas

Tapas, el tercer Niyama. “Tap”, la raíz tiene muchos significados, entre ellos brillar, arder, etc. La traducción de tapas sería “ardiente esfuerzo en todas circunstancias con el objeto de lograr una meta en la vida”. (Iyengar).

Pero no ha de ser cualquier meta, un objetivo digno convierte la vida en pura, iluminada y divina.

Y no hay objetivo más digno que aquel que sale del corazón, de nada sirve tener un gran y noble objetivo (paz mundial, acabar con la pobreza, etc.) si es solo por buscar un reconocimiento social o enaltecer el propio ego, pues al final eso no llenará tu alma de felicidad.

En cambio, puede ser que tu objetivo sea tan simple como la jardinería, pero esa actividad llena tu alma y cada jardín que haces saca lo mejor de ti, toda tu creatividad, sabiduría y espiritualidad en ese momento te conectan con la tierra y la madre naturaleza. En este ejemplo, por más difíciles que sean algunos días, el fuego de tapas estará ahí para ti, para levantarte en cada caída.

Tapas implica autodisciplina. En nuestra vida actual, con las prisas, el trabajo, distracciones es muy fácil comenzar a vivir en piloto automático, dejar que el día pase y no hacemos aquello que deseamos, solo cumplimos con las exigencias de la cotidianeidad: hacer diligencias, ir al banco, trámites burocráticos, llevar y traer a los niños (en su caso), trabajar, etc. Y dejamos para después ciertas cosas que nuestra alma puede pedir: salir a caminar, bailar, practicar yoga, leer, cantar, dibujar, etc.

Es por esto que considero importante hacer una revisión personal cada determinado tiempo para ver si estamos cumpliendo con las cosas que queremos. De lo contrario, habría que reajustar nuestra agenda.

El ejemplo que siempre doy es: si quieres practicar yoga pero no tienes mucho tiempo, comprométete al menos una vez a la semana para asistir a clases, eso es mejor que nada. El punto es comprometerse con lo que puedes cumplir, de nada sirve decir que harás 8 horas de yoga diario, si fracasaras en el primer intento.

Tampoco se trata de irse a los extremos y caer en el fanatismo, perfeccionismo y mortificación, convertirse en un militar sin corazón, eso deja de ser yoga. Siempre hay que buscar el equilibrio e incluso en la práctica de tapas, encontrar un disfrute. Ahimsa y Santosha ante todo.

Descubre en qué parte de tu vida necesitas aplicar más tapas: en el cuerpo, en la mente o en la palabra:

  • Tapas del cuerpo: cómo te alimentas, ejercicio, control de tus deseos, etc. Siempre con el fin de que tu cuerpo sea más sano.
  • Tapas de la mente:  Desarrollar una actitud mental serena y equilibrada.
  • Tapas de la palabra: evitar palabras que ofendan, evitar hablar mal de los demás, recitar mantras o cantos medicina, decir la verdad.

EJERCICIOS PARA TRABAJAR TAPAS:

  1. Elige un aspecto de tu vida que necesite tapas, fuego (mejorar en el trabajo, mejorar alimentación, hacer ejercicio, limpiar la mente, mis palabras, etc.) y ponte una meta pequeñita. Ejemplos: comenzaré a hacer ejercicio 2 veces por semana, tendré más iniciativa en mi trabajo, iré con una nutrióloga, dejaré las harinas, dedicaré al menos 2 horas a la semana a aquello que me hace feliz, etc.
  2. Proponte un mes practicar algo cada día y lleva una lista de chequeo o pídele a una amiga que te lleve el seguimiento
  3. Comienza a practicar meditación y/o Yoga
  4. Agenda como prioridad aquello que tanto trabajo te cuesta, pero es tan importante, como desayunar.
  5. Comienza a realizar tus trabajos sin miras egoístas o esperanza de recompensa.
  6. Para saber si con tu trabajo ejerces tapas: debe llenar tu corazón, debe acercarte a tu divinidad, debe ser beneficioso para la vida misma y todos los seres.
  7. Si tienes exceso de fuego y eso que realizas ya no se siente bien, se siente como un peso o te duele cuando fallas, tal vez habría que hacer una revisión para encontrar el equilibrio.

Sin fuego, sin sudor, no hay transformación y en exceso de fuego todo se quema y destruye, te deseo que encuentres el equilibrio.

Namaste, con Amor

Magusha.

P.D..- Me encanta leer tus comentarios.